Este concepto que continuamente utilizamos se refiere a los pagos que hace una aseguradora de acuerdo con el Contrato de Seguro por incurrencia en un riesgo. Por ejemplo un fallecimiento accidental, una pérdida de un brazo, etc.

Imprimir Cerrar